3 sept. 2009

Reseñas: Crimen en la noche (1974)

Titulo original: Deathdream
País: Canada
Duración: 98 min.
Año: 1974
Director: Bob Clark
Guión: Alan Ormsby
Intérpretes: John Marley, Lynn Carlin, Henderson Forsyth, Richard Backus, Anya Ormsby
Productor: Bob Clark, John Thent, Peter James
Música: Carl Zittrer
Fotografía: Jack McGowan

Bob Clark murió hace poco a manos de un contutor sin carné y que iba borracho, este envistió el coche donde iban Clark y su hijo, así nos arrebato a uno de los directores mas injustamente olvidados. Clark comenzó en los 70 facturando películas altamente recomendables de terror como Navidades negras, Asesinato por decreto, Children shouldn´t play with dead things o Crimen en la noche (de la que os hablare hoy), para luego dar un giro drástico hacia la comedia facturando otras estupendas películas Porky´s.


Crimen en la noche desde ya se une a mis films preferidos que usan el terror como metáfora para contar/denunciar cosas de la vida real. Y es que esta se une a las películas que se hicieron en los 70 y 80 (Acorralado o nacido el 4 julio por poner unos ejemplos) que hablaban sobre la vuelta de los jóvenes que fueron a combatir a Vietnam engañados y usados vilmente por su país, jóvenes que volvieron trastornados por lo que allí vivieron, siendo ya solo reflejos de su antiguo yo y en muchos casos terminaban enganchados a la droga o como siempre se dijo trayendo la guerra a casa.


El film nos muestra una familia angustiada por la falta de noticias de su hijo que esta en el frente, en especial la madre especialmente alterada por esta espera, hasta que un día reciben una carta donde les comunican que su hijo a muerto, recibiendo por tanto un duro mazazo. Pero esa misma noche reciben la inesperada visita de su hijo vivito y coleando. Bueno esto es un decir ya que el joven apenas articula monosílabos, no come, no bebe y esta totalmente huraño y no quiere que la familia de la feliz noticia a nadie del barrio.


Y hasta aquí voy a contar sobre la historia ya que contar mas seria un crimen (en la noche) para quien no halláis disfrutado de ella todavía, porque esta película hay que disfrutarla como se merece. Anoche, que es cuando la visione por primera vez, pase malos momentos y gran tensión con ese brutal y perfecto comienzo, con una atmósfera impecable que acompaña esta historia macabra aderezada con una música lenta y sencilla, apenas unos pocos acordes con un solo instrumento. Viendo la llegada de Andy (Richard Backus) a la casa de sus padres estaba totalmente angustiado. Al principio ni me di cuenta de que estaba en ese estado viéndola y es que estaba tan metido en la película que no me percate y creo que conseguir eso en el espectador es muy muy difícil.


Y es que Crimen en la noche me parece que esta planteada magistralmente con un inicio de esos que te hacen olvidarte de todo y hacer que en ese momento solo exista la película, que te meta en la historia, y que paulatinamente va relajando y conteniéndose (sin perder ni un ápice de tensión ni de cualquier otra cosa) pero avanzando la historia, descubriendo todo con los ojos bien abiertos, hasta que vamos a llegar al final y todo comienza a sucederse a velocidad de vértigo para que cuando te quieres dar cuenta todo a acabado.


Pero no podemos olvidar que esto en esencia es un drama y este drama esta acentuado por una pequeña gran historia con unos personajes perfectamente perfilados (en especial los padres) y llevados de la mano por unas actuaciones estupendas (1). La fotografía que luce la película y la música se merecen un post aparte porque son buena parte del éxito de esta película y las que consiguen esos momentos de horror ante lo sucedido, pero repito, todo muy contenido y esto le sirve a Clark para en la recta final soltarse la melena (sin pasarse) y así conseguir un final a la altura, macabro y triste, con esa imagen final antes de que aparezcan los créditos finales dando una vuelta de tuerca esa imagen tópica en la que salen los zombies de su tumba, típica en el cine de no-muertos, y que Clark la usa para resumir metafóricamente lo que sentían esos jóvenes al volver de Vietnam. Sin duda unos de los finales mas espeluznantes y tristes que e visto a la altura de el final de Basket Case.

Una película no del gusto de todos supongo y especialmente de todo aquel que se acerque a ella esperando ver una cinta de zombies. Pero que bajo mi opinión se merece un 10 y que debería ser recordada como uno de los mejores films de terror.


PD: - Bob Clark al igual que hizo en Navidades Negras métete un personaje cómico perfectamente ensamblado en la historia esta vez de la mano de el cartero, se nota que le gustaba lo cómico y bien lo demostró en sus siguientes películas.

- Tom Savini aquí hace su primer trabajo (o quizás segundo no recuerdo) en una película como maquillador y a pesar de ser novato hace un trabajo excelente (ya había nacido una leyenda)

(1) - El trío de actores formados por los padres y el hijo es insuperable aunque es cierto que Richard Backus no me entraba mucho al principio pero luego me pareció una actuación coherente y muy buena

3 comentarios:

ATXEIN dijo...

Pues esta la tengo muy olvidada, aunque recuerdo que en su dia me gustó bastante aunque me dejó algod escolcoado ya que me esperaba otra cosa.

TEngo que revisarla, gracias por el recordatorio.

Un saludo¡

crimental dijo...

Es que casi siempre hablan de ella como una pelicula de zombies cuando el que el prota sea un zombie apenas significa nada en la pelicula y eso seguro que a llevado muchos a tener una idea preconcebida muy equivocada ¿o eso creo?
¡¡Saludos!!

Dante dijo...

Muy buena película de la que entras desde el principio y ahondas más cuando, como dices, vuelve el hijo cuando nadie lo esperaría. Es uno de los mejores momentos. Sobre todo cuando se desconoce por qué se comporta como lo hace. Al principio puedes pensar que es por los efectos psicológicos y los estragos de la guerra y también piensas en algo peor: éste es un truco psicológico muy bien logrado.
La vi hace bastante tiempo, y leyendo tu entrada he rememorado esos momentos.
¡Saludos!